thaydeeh@gmail.com

martes, 13 de diciembre de 2011

El ser venezolano fuera de Venezuela

     En mi turismo por el sur, me invitaron a una reunión de un supuesto venezolano que estaba cumpliendo años, y digo supuesto porq cuando lo conozco que llego a su casa, el hombre ni la pinta tenia de vzlano, cuando se empieza a entablar conversación me explica que el nació en Chile asi como su hermano, y sus padres, pero desde muy niño se fue a vivir a Venezuela, y que se regreso a Chile hace 4 años (por razones que ya todos sabemos), pero cuando le preguntan su nacionalidad dice que es venezolano, es mas el hombre cargaba una gorra muy colorida, la cual era la bandera de Venezuela y la palabra VENEZUELA, como para que no quedara duda del asunto.
     En esa reunión habian varios venezolanos, asi como la esposa del agasajado, y para completar el asunto, casi todos los presentes son músicos, y sino somos cantantes, algo muy típico venezolano, el que no toca, canta, el que no canta, baila, y el que no baila es el alma de la fiesta con los chistes y cuentos.
     En fin, después de unas cervezas y encontrarnos con nuestras historias y razones por la cual emigraron, sacaron los cuatros, maracas y las guitarras, afinando todo, y empezó a cantan el agasajado BARLOVENTO, y siguió con la canción VENEZUELA, y tanto el cantante como los presentes estaban con la garganta hecha un  nudo y las lagrimas a flor de piel, y de momento me sentí en mi país y no en Chile. Descubrí entonces que todos ellos, sentían nostalgia y añoranza por Venezuela, y sin excepción ni de mi persona amábamos tanto a nuestro país que aun fuera de el, lo añoramos, lo extrañamos y nos sentimos orgullosos de ser Venezolanos.
      Este exilio autoimpuesto, en esta lejanía que duele cada día al recordar sus momentos de infancia, juventud y de adultez; cuando jamas pensaban en abandonar su país (cosa que nos definía a los venezolanos que no eramos un pueblo emigrante); en esto que se han convertidos en extranjeros, casi sin patria, en un destierro pacifico y confortable, pero muy triste.
        En un sentimiento que me acogió y me subyugo, les puedo decir que nunca será fácil para ningún ciudadano dejar su patria, y mas aún tan cálida como la nuestra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario